Iglesia debe condenar más de 200 crímenes de la diversidad sexual y dejar de hacer imperios

Martes, 16 Agosto 2016 19:43 Written by  Published in Contexto Read 610 times

En solidaridad por la muerte de más de 200 personas de la comunidad de diversidad sexual hondureña, llegó al país la Coalición de Apoyo de Carolina del Norte, Estados Unidos, para la Comunidad Lesbico, Gay, Transexual, Bisexual y Queer, LGTBQ, conformada por la Iglesia Unida de Chapel Hill, el Centro Hispano de Durham y otros Testigos de Justicia, de varios países.

En su comunicado condenaron los asesinatos, ataques y manifestaciones de violencia, discriminación e impunidad expresadas a través de acciones, lenguaje segregacionista y discursos que incitan al odio y a la represión por parte de los diferentes medios de comunicación y organizaciones religiosas en contra de la comunidad de diversidad en Honduras.

Además se solidarizaron con los familiares de las personas de este sector  asesinadas en el país y cuyas muertes todavía continúan en la impunidad.

Invitaron a la cglesia cristiana en Honduras a tomar su llamado profético a favor de los más vulnerables, los pobres y los marginados, denunciando nacional e internacionalmente la injusticia, la impunidad y la segregación en todas sus formas.

Iglesias no imperios

Reverendo

Reverendo David Mateo

La delegación estuvo integrada por representantes de diferentes nacionalidades y de organizaciones que defienden los derechos humanos LGTBQ. Vinieron a aclarar la estigmatización que existe hacia la gente con alguna orientación sexual considerada “anormal”, más allá de algunos pasajes de la biblia que se refieren al tema, pero que la sociedad está orientada a la “prohibición” de casi todas las cosas, olvidándose de las vicisitudes que tienen que hacer como cristianos, que es “amar al prójimo”, indicó el Reverendo David Mateo.

Los integrantes de la delegación tienen mucha información de lo que sucede en Honduras con la diversidad acerca de los crímenes de odio, los sermones que se predican que llevan intrínsecamente un mensaje de animadversión separando a un segmento de la población golpeado por la indiferencia, según dijeron en su comparecencia ante medios de comunicación.

Entre las preocupaciones que trascienden las fronteras del país están los grotescos crímenes en la impunidad, en segundo lugar les interesa saber la respuesta de la iglesia en función de esas transgresiones ya que entienden que éstas se pronuncian en contra de dos personas del mismo sexo agarradas de la mano, pero que guardan silencio ante los problemas sociales y quieren saber el por qué no responden a las injusticias que penden sobre los más vulnerables, necesitados y pobres, manifestó el clérigo.

Oficialmente se manejan unas estadísticas de asesinatos de personas de la diversidad, pero creen que asciende a más de 240, sin contabilizar otros tipos de agresiones como los que sufren bullying.

En la opinión del reverendo muchas veces las iglesias no reaccionan por miedo a la crítica, el fundamentalismo religioso, la apatía y conservadurismo, pero lo claro es que Honduras necesita paz, reconciliación y dejar de generar odio, las propuestas de avenencia deben venir de las organizaciones religiosas, especialmente las que tienen más influencia política, para que presenten alternativas y lograr un trato justo a personas en condición de vulnerabilidad.

“Creo que la iglesia está entretenida en las luces, la música, en el hagamos nuestro propio imperio, que es la manera que heredan las ideas que vienen de los Estados Unidos y otros países”, expresó.

Sin embargo Mateo reconoció que en contrapeso existen grupos cristianos que tienen familiares en el gobierno y  trabajan por la causa de los pobres.

Dijeron que la delegación no vino al país a decirle a las iglesias que tengan una postura abierta a la comunidad LGTBQ  porque cada ente tiene sus políticas de cómo tratar a su feligresía, sino que deben estar abiertas a toda la gente, que no repriman a aquel que quiere llegar porque es volver a los principios apostólicos de inclusión y tomar una postura profunda de su misión.

Sufrió abuso sexual

Cordoba

Alex Córdoba

El testimonio de Alex Córdoba de origen salvadoreño, con ciudadanía estadounidense está lleno de emotividad, dijo que él se vio gay desde el vientre de su madre y una de las cosas que le ha ayudado en su vida es el apoyo incondicional de su familia, no lo condenaron o hicieron morbo de su condición y tampoco le toleró comportamientos fuera de límites.

Quizás la fuerza de que sus progenitores eran artistas, lo que córdoba heredó, a temprana edad bailaba en la escuela de danza clásica, “parece ser que con la palabra artista se cubre la palabra homosexual”, es  parte de los relatos de  la experiencia del defensor.

Emigró de El Salvador, estuvo encarcelado nueve veces por el simple el hecho de ser homosexual, por su apariencia los sacaban de las cafeterías. Cuando caminaba por la calle lo subían a las patrullas sin mencionar palabra alguna, la última vez lo encerraron tres meses en el penal en donde sufrió graves violaciones a sus derechos, “los mismos policías me abusaban sexualmente, nos agredían, nos humillaban, nos hacían bullying, no nos daban de comer”,  testimonió Córdoba.

“Mierd...”, maricones”, “no vales nada”, “quién te crees”, “te vamos a matar y a todos los culeros”, son expresiones dolorosas que al recordarlas baja el tono de su voz a casi tenue.

Independientemente de que sacó una licenciatura en Relaciones Públicas y Comunicación lo trataron con la exclusión y discriminación que sufren muchas y miembros de la comunidad de diversidad sexual. Tiene 29 años de vivir en el país del norte, es activista y defensor de los derechos de estos grupos.

“Entiendo la problemática de los que se van de aquí de Honduras, los recibimos, los apapachamos y les damos mucho cariño”, añadió.

Describió que las y los hondureños que llegan a su organización llevan en sus cuerpos y mentes golpes, abusos sexuales, están abandonados por sus familias, algunos “se han ido en condiciones dramáticas, sin dinero, con coyotes, solos y sin apoyo de nadie”.

Lamentó la poca cobertura que algunos medios de comunicación le da a los temas que tienen que ver con la comunidad LGTBQ  por ser un tema controversial en un país muy conservador todavía existen tabúes referente al tema.

Curiosamente en Honduras como en Estados Unidos el trato que los medios de comunicación dan  al momento de reseñar las muertes, muestran poco o nada interés, además que vierten comentarios como “se lo merecen”, “tenían que hacerlo” u “ojala los maten a todos”, mencionó el defensor.

A pesar de las leyes

En todos los Estados de USA han sido aprobadas leyes nacionales que garantizan el respeto a la diversidad sexual, pero en un Estado administrado por un gobernador sumamente conservador se vale de pequeñas leyes que contravienen las políticas que deben implementarse en todo el país.

Maddie Allsup

Maddie Allsup

Al principio visibilizar su lesbianismo para Maddie Allsup fue difícil, porque la gente no considera “normal” que una mujer ame a otra mujer de manera sexual.

En el país del norte aparte de ser una de las “democracias más sólidas” y en donde el respeto a las leyes es supranacional, aun algunos sectores se resisten a ver de manera condenatoria la relación de personas del mismo sexo, “al otro lado de la calle a veces nos gritan asquerosas”, dijo Maddie.

La joven hizo una comparación de su pensamiento de que todas las personas “somos niños de Dios, nacemos a la imagen de él, entonces nunca estará bien la discriminación”, pero que la gente se toma la libertad de excluirlos.

Comparando la situación de la comunidad de diversidad de los Estados Unidos y Honduras, en el país de las 54 estrellas es más fácil ejercer activismo de defensa, pero que en el país catracho, el principal problema es la falta de recursos económicos y  que “muchas personas tienen mucho miedo de salir del closets” manifestó Allsup.

Persecusión legal y desprecio  en Estados Unidos

La historia de la homosexualidad en Estados Unidos es, hasta el siglo XX, la de personas que tenían que vivir su homosexualidad a escondidas, por temor a la persecución legal y al desprecio social. Debido a ese ocultamiento, para el que la lengua inglesa ha creado la expresión in the closet (‘en el armario’), el estudio moderno de esta historia debe contentarse con fuentes insuficientes. El hecho afecta especialmente al estudio del lesbianismo hasta la mitad del siglo XX. La situación de marginación llevó a la creación de subculturas en las que los homosexuales podían vivir sus preferencias, tal como se puede demostrar desde principio del siglo XX.

Tal como ha ocurrido en otros países, la manera en que se entiende la homosexualidad en los Estados Unidos ha evolucionado desde el pecado, el delito y la enfermedad, hasta llegar al hecho natural. Debido a que los distintos estados federales estadounidenses tienen leyes diferentes, la despenalización de los actos homosexuales se ha realizado en EE. UU. de manera muy escalonada. El primer estado que eliminó su ley de sodomía fue Illinois (1962). En algunos otros estados, los actos homosexuales podían ser castigados .

La adaptación de las leyes se retrasó considerablemente con respecto al desarrollo sociocultural. La equiparación de los homosexuales fue parte y consecuencia de una liberalización de la sexualidad con respecto a las tradiciones culturales, que han ido perdiendo importancia durante el siglo XX y que dieron paso al concepto de libertad sexual individual. 

Last modified on Martes, 16 Agosto 2016 20:12