Articulación 611 demandó se detenga aprobación de nuevo Código Penal por atentar contra los derechos humanos

Jueves, 08 Septiembre 2016 09:04 Written by  Published in Contexto Read 1456 times

En una conferencia de prensa este 07 de septiembre, la Articulación 611 exigió al Congreso Nacional detener la aprobación del nuevo Código Penal porque tiene graves amenazas contra los derechos humanos en sus artículos.

Leyeron yn manifiesto y un comunicado de prensa y contestaron preguntas de periodistas de distintos medios de comunicación que estaban interesados en que profundizaran sobre las fallas de este ordenamiento jurídico. Estos documentos fueron leídos por las  representantes de la agrupación Mery Agurcia y Jessica Sánchez.

Sobre preguntas de los periodistas Guillermo López Lone, también integrante de la instancia manifestó que el Nuevo Código es un proyecto de la sociedad hondureña que debe contener los intereses de todas y todos los ciudadanos a los que les van a limitar derechos y proteger bienes jurídicos.

“Hemos observad oen las últimas semanas que el Congreso Nacional ha secuestrado a la población en el momento que no le permite participar, y esto  encierra unos valores que son contrarios a la democracia” dijo López.

A partir de este momento la Articulación 611 a través de sus integrantes dijo que se convirtió en veedora de la aprobación del nuevo Código, exigiendo como primera demanda “que se suspenda la discusión en tanto no se haya dado a conocer a la ciudadanía y se les haya permitido hacer propuestas”, indicó el profesional del derecho.

En el comunicado la articulación 611 destacó que existe una gran contradicción de   algunos artículos del Nuevo código Penal con el derecho interno y la carta magna, en donde se garantizan los derechos fundamentales de las y los hondureños.

Según el análisis de la Articulación 611 la nueva legislación penaliza conductas en términos ambiguos, poco claros y subjetivos, lo que vulnera el principio de legalidad penal, siendo el Congreso Nacional el órgano obligado a cumplir los derechos y las libertades consagradas en la Constitución, instrumentos y tratados internacionales de los que Honduras es participe.

Refiriéndose a términos ambiguos se entiende que la redacción de un Código Penal debe delimitar conductas precisas de lo contrario puede traer como consecuencias que ciertos tipos penales se apliquen a delitos  que no son realmente los que cometió el ciudadano, lo que puede permitir una extrema criminalización de ciertas figuras penales, dijo López.

Ejemplificó los delitos contra la libertad sexual, al sostener una situación por parte del Ministerio Público que no tenga clara la tipificación de agresión sexual que abarcaría el Código Penal se visualizan dos resultados, uno que el MP se encuentre con las manos atadas por no poder sostener una acusación; dos que sustente cualquier denuncia y que al final los jueces por no ser suficientemente críticos terminen impulsando procesos penales sin sanción alguna.

Exigieron  que se suspenda la discusión y aprobación del Nuevo Código Penal hasta que sea posible realizar un análisis artículo por artículo, con el fin de certificar que en su aplicación se respetará los derechos humanos de todos los sectores de la nación.

Por ende, que sea socializado con el pueblo en general dicho Código,  ya que con este acto de aprobar una normativa que hasta algunos legisladores ignoran, vulneraron la Ley Orgánica del Congreso Nacional.

Una de las propuestas que da a conocer la Articulación 611 es que sean tomadas en cuenta las sugerencias que formule la Sociedad Civil, que se les permita estar presentes en los debates en donde se discute, analiza y aprueba este Código, también que escuchen las distintas posiciones de personas, organizaciones e independientes expertas y que poseen amplios conocimientos del tema.

Las organizaciones que conforman la  Articulación 611. Entienden que no debe existir ninguna incertidumbre jurídica que atente contra las libertades y derechos fundamentales que rigen un sistema  democrático.

Después de la presentación de la propuesta de la Articulación 611, las y los representantes quisieron entregársela al coordinador de la Comisión de Derechos Humanos del Legislativo Yuri Sabas, pero recibieron negativas y un trato agresivo por parte de la seguridad privada que resguarda la entrada de la plaza de dicho edificio.

Incluso uno de los guardias se dirigió y señaló con palabras peyorativa a un Oficial de Derechos Humanos de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos de las Naciones Unidas (OHCHR) acusándolo de “andar ebrio”, cuando el funcionario internacional le preguntó que si había una persona que los pudiera atender, a pesar de identificarse con el carnet de la OHCHR  el uniformado continúo en un tono agresivo y hostil.

Posteriormente una mujer que no se identificó vino a hablar con los miembros de la instancia pero también expresó que debían consultar, al final de tanta espera las personas de la Articulación 611 tuvieron que retirarse del sector porque los guardias tomaron más fuerza ante la falta de atención de parte del propio presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, cuyos sulbalternos posiblemente recibieron la orden de no dejar pasar a nadie porque por los radios comunicadores se escuchó “ay vienen esos mages”.