Feministas adoptan otras formas de expresión para exigir un alto a los femicidios

Martes, 25 Julio 2017 23:22 Written by  Published in Contexto Read 327 times

Ante la ola de violencia contra las hondureñas, este jueves 20 de julio el colectivo “Todas contra el Femicidio”, decidieron semidesnudar sus cuerpos y pintarlos exponiéndolos frente a las instalaciones de la Casa Presidencial, en señal de protesta por los más de 200 femicidios de enero a julio del 2017.

Entre los crímenes se cuentan 12 jóvenes estudiantes del Instituto Central Vicente Cáceres, en donde los últimos días 10 mujeres han sido asesinadas de manera brutal.

En su segundo manifiesto el movimiento feminista de mujeres y “Todas Contra los Femicidios”,  denunciaron el silencio del Estado ante las distintas formas crueles de agresiones y femicidios contra las mujeres, en las que son violadas y torturadas antes de acabar con sus vidas.

Igualmente repudiaron el mensaje machista que han dejado en las escenas de los crímenes como una manera de empujar a las mujeres a dejar los espacios públicos para que vuelvan a sus casas.

Reclamaron “el derecho a recuperar las calles y nuestras vidas, la seguridad en nuestras casas, con nuestras parejas, con nuestras madres, con nuestras hijas e hijos, con la gente que amamos y el derecho a expresarnos libremente, sin temor, sin angustias”, reza un comunicado distribuido a medios de comunicación.

Instaron a  las mujeres a dejar el mensaje de auto flagelación haciéndolas creer que son responsables de sus propios asesinatos, porque no consideran aceptable expresar que “las mujeres están cada vez más involucradas en estructuras del crimen organizado”.

Hasta la fecha no se tiene una investigación objetiva y científica por parte de los entes responsables que demuestre  quetal afirmación es cierta, y en caso de existir, la desconfianza hacia estas instancias por parte de la ciudadanía, los haría poco creíbles.

Otro punto a resaltar es que tampoco aceptan la etiqueta de “crímenes pasionales” para encubrir a una sociedad masculina que desprecia y trata como objetos a las mujeres.

Por considerar que los asesinatos  así llamados son planificados con anterioridad por sus hechores, que en la mayoría de los casos están plenamente conscientes de sus actos. Así que no son crímenes pasionales o vendetas organizadas, sean como sean, son femicidios, destacaron las mujeres organizadas.

Con los ojos cerrados

Para María Virginia Díaz Méndez, del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras, (CEMH), el acto de poner el cuerpo y la palabra es simbólico, ya que las autoridades del país han cerrado los ojos y no dan respuesta a las muertes violentas de mujeres.

En este sentido, se agrava más la situación por ser un problema social y político que causa dolor a más de la mitad de la población.

Históricamente los Estados en el mundo tienen una mora con las mujeres desde el instante que no reconocen la violencia como problema de país, ni que se requieren acciones, recursos y esfuerzos para prevenir el odio y la misoginia con la que se mutila, tortura, descuartiza y mata a las mujeres.

El alza en los femicidios es significativa en los últimos años recrudeciéndose por la impunidad con que actúan los asesinos, que es de más del 95 por ciento,  lo que refleja el odio y el desprecio desde el gobierno al no garantizar la vida de las hondureñas, expresó la feminista.

En contraste con lo declarado en algunos medios de comunicación por parte de la directora del Observatorio de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Leticia Salomón, quien aseguró que los femicidios han disminuido considerablemente.

Libre expresión

Los cuerpos semidesnudos y pintados, en la opinión de Díaz no son nuevas formas de expresión, pero sí son libertades que transgreden al sistema conservador que domina a la sociedad hondureña.

En el 2005 las feministas Sanpedranas utilizaron esta misma manera para protestar, el año pasado se repitió la experiencia, en un acto donde los cuerpos de las mujeres se ponían de frente.

Solo en una semana fueron asesinadas 10 mujeres, lo que significa que el mensaje que se dio a la población es que además del crimen, se re victimiza a las mujeres en donde las autoridades sin previa investigación asume que los asesinos tuvieron razón para proceder, culpabilizándolas como responsables directas de sus horrendas muertas.

Gritos de SOS

De manera que hacen un llamado de atención urgente al Estado para priorizar y dar respuesta integral a la problemática de los femicidios a través de los entes competentes como son la Agencia Técnica de Investigación Criminal,(ATIC), Fiscalía de la Mujer, Fiscalía de Delitos contra la Vida, Instituto Nacional de la Mujer, entre otros.

Que se implemente una estrategia integral para el abordaje no solo de los femicidios, si no, de la prevención y erradicación de los mismos, con un planteamiento orientado hacia la atención de las familias que sobreviven a las víctimas.

Finalmente aseguraron que es imperante una investigación criminal seria y competente que pueda identificar y condenar a los femicidas, además de la exigencia en la devolución del presupuesto etiquetado de 30 millones asignado en el año 2016 para la investigación de los delitos contra la vida de las mujeres.

Last modified on Martes, 25 Julio 2017 23:25