El asesinato contra el niño Leodan Mancía, de la comunidad de Rigores, este 14 de noviembre, aunado a la impunidad del 99 por ciento en crímenes contra campesinos del Aguán, la criminalización, persecusión, otros ataques reiterados y la complicidad del gobierno con los terratenientes de la zona, hicieron que los movimientos campesinos del Bajo Aguán aglutinados en la Plataforma Agraria se movilizaran a la capital y se plantaran afuera del Ministerio Público en demanda de justicia, este 15 de noviembre de 2017.

Published in Contexto