Pese al aporte de las mujeres indígenas y campesinas, el Estado de Honduras sigue sin reconocer el rol y la contribución que hacen al ciclo de producción. Muy al contrario, la defensa de la tierra por parte de las mujeres campesinas mantiene un saldo de mil 700 que a nivel nacional son perseguidas, criminalizadas y judicializadas.

Published in Contexto