TEGUCIGALPA, 31 de marzo de 2017 – La Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) advierte sobre acciones reiterativas y campañas estigmatizantes y de desprestigio en contra de la labor de personas defensoras de derechos humanos en el país. 

En el departamento de La Paz existen cuatro hidroeléctricas propiedad de la diputada y presidenta del Partido Nacional, Gladys Aurora López,  que de paso llevan su nombre, pendiente está de construirse la llamada “Centroamérica” , en el Rio Sasagua, afectando todo el municipio de Santiago de Puringla, las poblaciones de Jesús de otoro y otras del departamento de Intibucá, informó Feliz Vásquez López secretario general de la Unión de Trabajadores del Campo, (UTC) del departamento de La Paz.

 “Estamos bajo una cultura militarista de la sociedad, de las instituciones del Estado y de la niñez y la adolescencia el cual se evidenció con el Programa Guardianes de la Patria, éste implícitamente fue diseñado para las y los pobres”, expresó Wilmer Vásquez, director de la Red de Instituciones por los Derechos de la Niñez, (COIPRODEN).

El gobierno se ha centrado en los militares y en la seguridad privada que es propiedad de oficiales retirados de las Fuerzas Armadas de Honduras, para supuestamente resolver el problema de la seguridad en el país, por lo que es urgente la desmilitarización, según lo dio a conocer la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Honduras, OACNUDH, este 22 de marzo de 2017.

Organizaciones internacionales consideran  que el proceso civil iniciado por la hidroeléctrica Desarrollos Energéticos, S.A, DESA, contra Suyapa Martínez, defensora de derechos de las mujeres y directora del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras, CEM-H, busca tener un efecto intimidatorio en toda la comunidad de defensores y defensoras de derechos humanos, por lo que instan a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Honduras, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la comunidad internacional, para que observen el proceso civil y exijan tanto  el respeto por las garantías judiciales como la protección del derecho a defender derechos humanos. 

El 31 de enero de 2017 la organización internacional Global Witness presentó el informe “Honduras: el lugar más peligroso para defender el planeta”, los hallazgos publicados tras dos años de investigaciones movieron los cimientos de una impunidad que se nutre de la complicidad de las instituciones del Estado para mantenerse viva y robusta.

A cinco años del incendio en el penal de Comayagua donde murieron unas 360 personas, la Oficina del AltoComisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras,  (OACNUDH), señaló en un comunicado público este 16 de marzo de 2017 que las víctimas y sus familiares continúan sin conocer las reales circunstancias en que se dieron los hechos, debido a la falta de responsabilidad estatal en cumplir con  las normas internacionales de derechos humanos.

La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, MACCIH, carga con una debilidad de origen, que es el problema de la legitimidad ante la ciudadanía hondureña, pero los funcionarios tienen prestigio y reconocimiento internacional aunque estos guardan un excesivo equilibrio diplomático, señala el informe “La MACCIH: una lectura crítica y propositiva en sus primeros seis meses de trabajo en Honduras”, divulgado este 15 de marzo de 2017 por el Centro de Estudio para la Democracia, CESPAD.

A pocas horas de realizarse las elecciones primarias, las élites de las iglesias Católica y Evangélica arremeten contra el Partido Libertad y Refundación, (LIBRE), y la Alianza de Partidos de Oposición, pidiéndole a sus congregaciones que no voten por estos entes políticos, dejando la idea tácita de que hay que apoyar la reelección de Juan Orlando Hernández.

Hoy 8 de Marzo, las organizaciones que integramos la TRIBUNA DE MUJERES CONTRA LOS FEMICIDIOS, nos sumamos al PARO INTERNACIONAL DE MUJERES. Muchas son las razones que nos obligan hoy-y todos los días- a pararnos. La historia de discriminación, marginamiento y dolor que rodea la vida de las mujeres en Honduras es más que suficiente para declararnos en PARO PERMANENTE el resto de nuestras vidas.