Años electorales son propicios para crímenes contra integrantes de la comunidad LGTBI en Honduras

Lunes, 13 Noviembre 2017 22:18 Written by  Published in Denuncia Read 424 times

Los períodos electorales en Honduras son tiempos fatales para la vida de integrantes de la comunidad de la diversidad sexual, los crímenes contra este sector se agudizan, mientras el Estado hondureño no mueve un dedo  para poner fin a esta violencia que en menos de una semana ha dejado cuatro personas asesinadas en lo que va de noviembre de 2017, apenas a pocos días de las elecciones generales en el país.

Desde el año 2009 después del golpe de Estado del 28 de junio, en Honduras se han contabilizado varias muertes de esta comunidad,  entre ellas el asesinato de  Erick Martínez Ávila, periodista y candidato a diputado por el Partido Libertad y Refundación LIBRE, y  Walter Orlando Tróchez, defensor de la comunidad LGTBI.

El 05 de diciembre  de 2009 Tróchez denunció ante el Ministerio Público   que lo habían secuestrado , pero el 14 de diciembre de ese mismo año recibió un disparo en el pecho que terminó con su vida, sin que se hiciera ninguna acción para evitar su muerte a pesar de la denuncia previa.

La Asociación para una Vida Mejor, APUVIMEH,  en su informe anual de 2015 destaca  cifras escalofriantes sobre la cantidad de asesinatos por año,  que a partir del año 2009 aumentaron estrepitosamente y no ha habido por parte del Estado una respuesta de judicialización de los casos, mucho menos una investigación concreta que dé con el paradero de los responsables de los crímenes contra los integrantes de la comunidad de la diversidad en Honduras.

En el año 2009 sumaron 35 muertes; 23 el 2010; en el 2011 32; el siguiente año 35, en el 2013 fueron 39; un año después 24 y en el 2015 fueron asesinadas 13 personas de dicho sector.

Elecciones generales son  algunas fechas de más violencia contra el sector LGTBI

Los años negros para la diversidad sexual han sido desde el golpe de Estado los relacionados con las elecciones generales.

Se puede observar que las elecciones del año del golpe, el 2009 fueron 35 y el 2013 sumaron cuatro más y en lo que va de este año 2017 vuelve a repetirse la historia de muerte.

En este período en el que personas que integran la diversidad sexual se han postulado a cargos de elección popular, los mensajes de odio y discriminación a través de medios de comunicación y desde los púlpitos de las iglesias es un ingrediente explosivo para provocar más violencia contra este sector.

El pasado jueves 09 de noviembre, se encontraron los cuerpos de tres personas que eran de la comunidad LGTBI,  identificadas como Jorge Antonio García Rodas,  José Denis Ramos y Erick Romeo Umaña Ramírez, quienes desaparecieron el 05 de noviembre. Sus cuerpos yacían en una laguna  cerca de un motel  de Puerto Cortés, en el Norte de Honduras,  todos tenían signos de tortura  y estaban en estado de descomposición.

El 12 de noviembre, siempre de este año, a eso de las ocho y media de la noche,  apenas tres días después del hallazgo de los tres cuerpos antes mencionados , una  nueva víctima fue reconocida por el  nombre de  Luís Alonzo Velásquez  Zúniga, que se identificaba como una mujer trans.

Sus restos fueron descubiertos en el Barrio David del Plan, aldea del municipio  de San Manuel Cortés, siempre en el  mismo departamento que los tres anteriores . Para terminar con su vida los hechores usaron arma blanca.

Impunidad entierra las esperanzas de justicia

Donny Reyes, director de la organización LGTBI Arcoiris señaló en su cuenta de Facebook que “en vista de los crueles e inhumanos hechos que estamos enfrentando debido al llamado al odio de los miembros del sector fundamentalista, candidatos a la presidencia, y medios de comunicación, es urgente hacer un acto de denuncia pública y una conferencia de prensa. En todo el país en todas las ciudades que lo puedan hacer,  es indignante tanto odio y violencia”.

Mientras Erick Martínez del Movimiento de Diversidad en resistencia, MDR, expresó que  se insta a  organismos internacionales como la CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras, que exijan al Estado de hondureño una investigación inmediata y  exhaustiva  para  llevar a la justicia a los culpables.

Por su parte el  Centro por la Justicia y el Derecho Internacional,  CEJIL , ha señalado en años anteriores que “la violencia contra la comunidad LGBTTTI (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexo) en Honduras ha registrado una escalada desde el golpe de Estado del 28 de junio del 2009. Las agresiones encuentran su expresión mayor en los asesinatos, aunque también son frecuentes los casos de personas agredidas y desfiguradas.

 Agrega que la situación es más grave aún por el grado de impunidad de este tipo de crímenes motivados por el odio ante la orientación sexual e identidad de género de las víctimas. Según datos de la Red Lésbica Cattrachas, el 98 por ciento  de los crímenes de odio cometidos contra la comunidad LGBTTTI desde el 2003 ha quedado sin castigo. La investigación de estos hechos se hace especialmente difícil en los casos que involucran a agentes estatales, los cuales son recurrentes.

Una investigación de pasosdeanimalgrande.com realizada en año 2015 sobre los crímenes contra la comunidad de la diversidad sexual, concluyó que a partir de junio de 2009, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos,CIDH, ha decretado medidas cautelares para varios miembros de la comunidad LGTBI por el grado de impunidad que rodea estos crímenes. No obstante, los informes indican que la policía de este país centroamericano, sigue amenazando, deteniendo, acosando, abusando sexualmente, discriminando y torturando a las personas LGTBI.

Agrega la publicación que a pesar de que en el Ministerio Público hace más de un año creó la Unidad de Investigación de Muertes de Alto Impacto, los resultados son mínimos frente a la gran cantidad de homicidios que esta sección investigativa debe resolver.

Esa Unidad  es la responsable de investigar los crímenes contra periodistas, jueces, fiscales y los de las personas LGTBI, entre otros. Sin embargo, a ninguno de estos sectores le han podido dar respuesta ni muestras de que las autoridades quieren acabar con la impunidad.

En diversas manifestaciones públicas la comunidad LGTBI ha exigido al Ministerio Público explicaciones del tortuguismo institucional, pero siempre les responden que están trabajando y que no pueden dar detalles para no entorpecer las investigaciones.

Links de interés:

Lea investigación de pasosdeanimalgrande.com sobre el tema Aquí

Vea Informe APUVIMEH 2015 Aquí

Last modified on Lunes, 13 Noviembre 2017 22:41