Académicos, miembros de sociedad civil y estudiantes de Canadá critican que su gobierno haya reconocido a JOH como presidente

Jueves, 11 Enero 2018 23:19 Written by  Published in Elecciones Honduras 2017 Read 849 times
Primer Ministro Justin Trudeau Primer Ministro Justin Trudeau Fotos http://www.businessinsider.com http://www.elheraldo.hn

“…En medio de alarmantes niveles de represión, el 22 de diciembre, Canadá reconoció la confirmación de Juan Orlando Hernández como presidente y afirmó que alienta la protección de los derechos humanos y el diálogo político. Tal declaración demuestra una falta total de preocupación genuina por los derechos humanos dado que 34 civiles han sido asesinados, más de 200 arrestados y cientos heridos por la policía militar bajo la administración de la misma persona que ahora es declarada presidente….”, señalaron un grupo de académicos , miembros de sociedad civil y estudiantes de Canadá en una misiva enviada al Primer Ministro Justin Trudeau y al Ministro de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland.

La carta fue enviada en la mera navidad, el 24 de diciembre de 2017  y señala además que mientras las instituciones internacionales y los gobiernos reflexionan sobre los resultados electorales y las perspectivas de nuevas elecciones, desde el 29 de noviembre la Policía Militar ha respondido a la acción colectiva de la población hondureña con el objetivo de exigir transparencia y cuestionamiento a las irregularidades, y en ocasiones, miembros de las fuerzas armadas, lo que resulta en detenciones arbitrarias, desapariciones, lesiones y muertes.

 El 1 de diciembre a las 11 p. m. el gobierno declaró el estado de sitio donde se suspendieron las libertades constitucionales y se impuso el toque de queda de 10 días al amanecer. Aunque finalmente se levantó el toque de queda, el uso generalizado de la fuerza excesiva contra los manifestantes en todo el país continúa hasta este momento y en medio del caos, las poblaciones ya vulnerables como las familias desplazadas involucradas en disputas por la tierra han sido atacadas agresivamente, refieren.

Asismismo expresaron que “Claramente, las movilizaciones públicas masivas incesantes en todo el país, que ocupan carreteras y autopistas, no son el producto de unos pocos instigadores o alborotadores. Lo que estamos presenciando es el valiente compromiso de los ciudadanos de hacer oír su voz y hacer historia en lugar de seguir siendo espectadores. La persistencia a pesar de los trágicos costos humanos que han ocurrido hasta ahora, habla de la fuerte voluntad y el espíritu inquebrantable de las personas que afirman su derecho a expresar su agencia colectiva”.

Teniendo en cuenta los amplios vínculos comerciales y de inversión entre Canadá y Honduras, y dada la participación anterior de Canadá en formas que no respaldaron los derechos humanos y la justicia social, esta es la oportunidad de Canadá de cambiar la dirección de la política exterior hacia Honduras de una manera que demuestre defender la democracia, la libertad de expresión y el respeto de los derechos humanos. También esperamos que Canadá considere adecuadamente la posición adoptada por la OEA con respecto al resultado de las elecciones, finaliza la carta abierta.

Vea traducción libre de la carta:

 

24 de diciembre de 2017

Carta abierta

Primer Ministro Justin Trudeau

cámara de los Comunes

Ottawa, ON

K1A 0A6

Honorable Ministro de Asuntos Exteriores Chrystia Freeland

cámara de los Comunes

Ottawa, Ontario

K1A 0A6

Estimado Primer Ministro Trudeau y Honorable Ministro de Asuntos Exteriores Freeland,

Nosotros, académicos canadienses, estudiantes y miembros de organizaciones de la sociedad civil, estamos muy preocupados con la situación de los derechos humanos en Honduras. En primer lugar, quisiéramos expresar nuestro agradecimiento por la declaración hecha el 2 de diciembre por el Honorable Ministro Freeland lamentando las muertes y la violencia en Honduras después de las elecciones del 26 de noviembre de 2017 y haciendo un llamamiento a las autoridades hondureñas para que restablezcan los derechos constitucionales. Sin embargo, en medio de alarmantes niveles de represión, el 22 de diciembre, Canadá reconoció la confirmación de Juan Orlando Hernández como presidente y afirmó que alienta la protección de los derechos humanos y el diálogo político. Tal declaración demuestra una falta total de preocupación genuina por los derechos humanos dado que 34 civiles han sido asesinados, más de 200 arrestados y cientos heridos por la policía militar bajo la administración de la misma persona que ahora es declarada presidente. Le pedimos que tome una posición firme y haga un llamamiento al Estado hondureño para que cese de inmediato las medidas violentas contra civiles para garantizar que las palabras se traduzcan en acciones antes de que se pierdan más vidas.

Antecedentes sobre cuestiones electorales

Según la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en Honduras, el proceso electoral se ha caracterizado por irregularidades y carece de calidad técnica e integridad. El 6 de diciembre, observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) declararon que "las irregularidades, errores y problemas sistémicos que plagan las elecciones dificultan la certeza sobre el resultado" dadas las anomalías, el bloqueo del servidor de la computadora, abierto urnas y un cambio inexplicable en los patrones de votación a medida que avanzaba el recuento. El 17 de diciembre, una declaración emitida por la Secretaría General de OEA dice lo siguiente: "Intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de huellas digitales, la imposibilidad de conocer el número de oportunidades en que se violó el sistema, bolsas de votos abiertas o al carecer de votos, la extrema improbabilidad estadística con respecto a los niveles de participación dentro del mismo departamento, las papeletas recientemente impresas y las irregularidades adicionales, sumadas a la estrecha diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, hacen imposible determinar con la certeza necesaria al ganador. "El informe que resume los hallazgos de la Misión del Observatorio Electoral de la OEA presenta una larga lista de problemas graves encontrados antes, durante y después de las elecciones y concluye que el proceso electoral fue de baja calidad. Por lo tanto, la OEA plantea serias dudas en cuanto a la veracidad de los resultados por parte del Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) que anuncia a Juan Orlando Hernández como el ganador y convoca a nuevas elecciones presidenciales.

El 19 de diciembre, el Representante Eliot L. Engel, miembro destacado del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes y ex Presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental, expresó su apoyo a la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales por parte de la OEA: "Apoyo firmemente los llamamientos de la OEA para el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) para celebrar una nueva elección presidencial a principios de 2018. El 26 de noviembre, Honduras celebró una elección presidencial que se vio empañada por irregularidades y falta de transparencia. Dado que la fuerza de las democracias en las Américas depende en gran medida de nuestro compromiso colectivo con la transparencia electoral, creo que deben llevarse a cabo nuevas elecciones ... Insto a todos en el país -particularmente a las fuerzas de seguridad hondureñas- a que se abstengan de la violencia ". Además, el senador Jeff Merkley de Oregón y la congresista Jan Schakowsky se unieron al llamado a nuevas elecciones en Honduras con la siguiente declaración conjunta: "Estamos profundamente preocupados por las irregularidades generalizadas documentadas por observadores electorales externos en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre en Honduras ... Nos unimos a la OEA funcionarios en llamar a una nueva elección, una que debe ser libre, justa y transparente. Continuamos apoyando las protestas pacíficas del pueblo hondureño e instamos a las fuerzas de seguridad hondureñas a que se abstengan de la violencia y respeten el derecho del pueblo a hacer que se escuche su voz ". José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, también declaró:" Hay evidencia convincente de fraude electoral en Honduras ... la voluntad de los votantes debe ser respetada ".

Uso generalizado e indiscriminado de la fuerza excesiva contra civiles

Mientras las instituciones internacionales y los gobiernos reflexionan sobre los resultados electorales y las perspectivas de nuevas elecciones, desde el 29 de noviembre la Policía Militar ha respondido a la acción colectiva de la población hondureña con el objetivo de exigir transparencia y cuestionamiento a las irregularidades, y en ocasiones, miembros de las fuerzas armadas, lo que resulta en detenciones arbitrarias, desapariciones, lesiones y muertes. El 1 de diciembre a las 11 p. M. El gobierno declaró el estado de sitio donde se suspendieron las libertades constitucionales y se impuso el toque de queda de 10 días al amanecer. Aunque finalmente se levantó el toque de queda, el uso generalizado de la fuerza excesiva contra los manifestantes en todo el país continúa hasta este momento y en medio del caos, las poblaciones ya vulnerables como las familias desplazadas involucradas en disputas por la tierra han sido atacadas agresivamente. Reportes diarios de muertes y lesiones contra civiles, incluyendo menores y niños, han sido realizados por numerosos movimientos sociales hondureños, incluida la coalición nacional Plataforma de Movimientos Sociales y Populares de Honduras (PMSPH) que consiste en 50 organizaciones sociales. Ha habido casos de redadas por parte de la policía militar donde los residentes, incluidos bebés y niños pequeños, fueron rociados con gas lacrimógeno indiscriminadamente, así como numerosos casos en que se utilizaron balas en vivo contra manifestantes desarmados. Treinta y cuatro civiles han sido asesinados, más de 200 detenidos y cientos heridos de acuerdo con las actualizaciones del PMSPH. Hasta ahora, un miembro de la Policía Nacional de Honduras, Jennia Colindres, de Villanueva, Departamento de Cortés, desertó debido a la naturaleza irrazonable e ilegítima de la ofensiva contra civiles, en la que ya no quería participar. No se sabe si esta puede ser una de las razones detrás de la huelga declarada por la unidad de élite financiada por los EE. UU. Conocida como COBRAS.

Creemos que la situación de los derechos humanos en Honduras exige una acción urgente

Claramente, las movilizaciones públicas masivas incesantes en todo el país, que ocupan carreteras y autopistas, no son el producto de unos pocos instigadores o alborotadores. Lo que estamos presenciando es el valiente compromiso de los ciudadanos de hacer oír su voz y hacer historia en lugar de seguir siendo espectadores. La persistencia a pesar de los trágicos costos humanos que han ocurrido hasta ahora, habla de la fuerte voluntad y el espíritu inquebrantable de las personas que afirman su derecho a expresar su agencia colectiva. El uso de fuerza excesiva no es inevitable. En lugar de represión, podría haber diálogo con representantes de los movimientos sociales de Honduras. Lamentablemente, se están extendiendo los temores de que los militares del estado puedan intervenir. Estos no son infundados si consideramos las experiencias pasadas desde el golpe de 2009. Teniendo en cuenta los amplios vínculos comerciales y de inversión entre Canadá y Honduras, y dada la participación anterior de Canadá en formas que no respaldaron los derechos humanos y la justicia social, esta es la oportunidad de Canadá de cambiar la dirección de la política exterior hacia Honduras de una manera que demuestre defender la democracia, la libertad de expresión y el respeto de los derechos humanos. También esperamos que Canadá considere adecuadamente la posición adoptada por la OEA con respecto al resultado de las elecciones.

Expresamos nuestra más profunda gratitud por su atención en este importante asunto.

Firmas,

Jasmin Hristov, Profesor Asistente, Sociología, Universidad de British Columbia, Okanagan

Liisa North, profesora emérita, ciencias políticas, Universidad de York

Robert Brym, Profesor y SD Clark Chair, Sociología, Universidad de Toronto

Peter Landstreet, Profesor Emérito, Sociología, Universidad de York

Radhika Desai, Profesora, Estudios Políticos, Universidad de Manitoba

Colin Mooers, profesor, política y administración pública, Ryerson University

David McNally, Profesor, Ciencias Políticas, Universidad de York

Neil McLaughlin, Profesor, Sociología, McMaster University

Brigitte Le Normand, Profesora Asistente, Historia, Universidad de British Columbia, Okanagan

Luis Aguiar, Associate Professor, Sociology, University of British Columbia, Okanagan

Tyler Shipley, Professor of Culture, Society and Commerce, Humber College Institute of

Technology and Advanced Learning

James Brittain, Associate Professor, Sociology, Acadia University

Justin Podur, Associate Professor, Environmental Studies, York University

Luin Goldring, Associate Professor, Sociology, York University

Jessica Stites-Mor, Associate Professor, History, University of British Columbia, Okanagan

Simon Granovski-Larsen, Assistant Professor, Politics and International Studies, University of Regina Lesley Wood, Associate Professor, Sociology, York University

Francisco Pena, Associate Professor, Creative and Critical Studies, University of British

 

Columbia, Okanagan

Miguel Gonzalez, Assistant Professor, Political Science, York University

Patricia Landolt, Toronto

Paul Pritchard, PhD Candidate, Sociology, University of Toronto

Katherine Pendakis, Assistant Professor, Sociology, King’s College, Western University

Raagini Appadurai, Education Director for “Check Your Head”, Vancouver

Deborah Cowen, Associate Professor, Geography, University of Toronto

Luis Alberto Mata, Colombia Action Solidarity Alliance, Toronto

Jhon Riveros, Kelowna, BC

Emily Laxer, Post-doctoral Fellow, Sociology, University of Michigan

Craig Meadows, Sessional Lecturer, Sociology, University of British Columbia, Okanagan

Dolores Figueroa, Post-Doctoral Fellow, Center for Advanced Studies in Social

Anthropology and Ethnology, Mexico City

Dresden Shred, undergraduate student, Sociology, University of Toronto

________________________________________________________________

Vea carta en inglés Aquí

Last modified on Jueves, 11 Enero 2018 23:44