El asesinato del periodista Igor Padilla, del canal de televisión HCH, marca la senda negra de la impunidad en Honduras. Su crimen ocurrido este 17 de enero  es el primero en este año 2017, entre dispensas por no actuación de protección al gremio, el Estado de Honduras a través de sus instituciones aseguró no haber recibido información de amenazas contra él y anunció que ha desplazado equipos investigativos.