Desde el pasado veintiséis de noviembre, los hondureños que claman respeto a la institucionalidad del país y el esclarecimiento del denunciado fraude electoral que mantiene en el poder a Juan Orlando Hernández, han sido duramente reprimidos por la Policía Militar, el ejército  y la Policía Nacional, que a la fecha ya han protagonizado la muerte de más de treinta personas, cientos de heridos, miles de intoxicados con gases lacrimógenos y con daños psicológicos. 

A las cuatro de la mañana con 20 minutos de este 28 de agosto se produjo el primer herido de bala en el Aguán. Se trata de Se trata de Edgard Rodriguez, un campesino de la Empresa campesina Cayo Campo Remolino en tierras ocupadas por el terrateniente Reinaldo Canales, como producto del movimiento de recuperación de tierras iniciado por los campesinos y campesinas en esa zona desde este domingo 27 de agosto de 2017.

Published in Contexto