Aunque la Ley de Protección de Defensores y defensoras de derechos Humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia, fue diseñado para brindar seguridad a estos sectores y  protegerlos de los abusos de poder, en la actual configuración de la instancia, el presidente de la República Juan Orlando Hernánde,  tendrá un “un control indirecto”, pues la mayoría de las instituciones del Estado involucradas en esa estructura dependen directamente del mandatario.

Según la Dirección General del Sistema de Protección más del 84 por ciento de las solicitudes para protección atendidas son de periodistas, de acuerdo a un informe que corresponde a los meses de enero a junio de este año. En suma de 38 casos atendidos, 32 son de este sector y paradójicamente solamente seis corresponden a defensores y defensoras de derechos humanos, quienes viven una situación grave de seguridad.

Published in Contexto