Desde el pasado veintiséis de noviembre, los hondureños que claman respeto a la institucionalidad del país y el esclarecimiento del denunciado fraude electoral que mantiene en el poder a Juan Orlando Hernández, han sido duramente reprimidos por la Policía Militar, el ejército  y la Policía Nacional, que a la fecha ya han protagonizado la muerte de más de treinta personas, cientos de heridos, miles de intoxicados con gases lacrimógenos y con daños psicológicos. 

En el tercer día del “Paro Nacional”, este 22 de enero, convocado por la Alianza de Oposición contra la Dictadura,  se informó la muerte violenta de de Ramón Fiallos, coordinador del núcleo Comunitario del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia,(MADJ),en la comunidad de El Retiro, Arizona, departamento de Atlántida, a manos de  militares .

Published in Contexto